What a year!!!

Si tuviese que resumir en una frase lo que ha sido este año para mí, sería algo como “difícil pero necesario”. Viajando en el tiempo recordando como comenzó mi 2020 en uno de mis lugares favoritos del mundo “la playa», pues como todo comienzo de ciclo tenía tantas expectativas que al final no solo algunas se cumplieron sino que se dieron de una manera muy diferente y mágica, me hizo ver las cosas que me faltaban como parte de mis fortalezas y no debilidades también comprendí a valorar lo que tengo y lo que siempre he tenido pero que aún así daba por sentado.

Este año desde el mes uno comenzó con cambios, tome la decisión de dejar de consumir proteína animal, una decisión un poco drástica pero con firmeza, no había ni terminado el primer trimestre del año cuando paso algo a nivel mundial que fue, es y será una de las cosas más relevantes si de este año se trata, “una pandemia (COVID-19)”. Algo que nadie se imaginó que pasaría, el mundo se paralizo, el miedo y la incertidumbre fueron mis sentimientos principales.

Yo pensaba que eso solo pasaba en las películas, mi principal miedo fue, ¿Será que volveré a ver a mis hermanas y mis padres?, no creo que haya sido la única persona que se hizo ese tipo de preguntas, considero que muchas veces sin darnos cuenta vivimos el día a día de manera automática, sin permitirnos tener un chance y relajarnos ya sea por nuestras obligaciones o hasta por la simple costumbre de que ciertas cosas son “normales” como el respirar profundo sin dificultad, como también andamos por la vida como anda un caballo de carrera sin ver para los lados y no prestarle atención a las cosas que pensamos que “no son tan importantes”, pero cuando esta situación de manera inesperada sucede y sin elección hizo que nuestro mundo se pusiera en PAUSA, creó en nosotros una visión de empezar a ver las cosas diferentes.

Sin duda fue y sigue siendo un wake up call de ver lo frágiles que somos, darnos cuenta de que no somos invencibles ni mucho menos nos las sabemos todas, donde cuidándome a mí, te cuido a ti… Aprendí que el mundo no es tan grande como pensaba y que al final, SI, todos somos iguales. Entendí la importancia que tiene a que te dediques a algo que te apasione y que cuando haces las cosas con amor te ganas el respeto y tu calidad humana se ve reflejada en todo momento.

Pero sobre todas las cosas puedo decir que aprendí el VERDADERO VALOR DE LA VIDA, que es “la salud”, espero que con todo lo que hemos pasado y nos ha tocado vivir en este año nunca se nos olvide eso. Puedo resaltar que en medio de un caos mundial, me reconecté con mi familia, amigos e hice muchas videollamadas donde los kilómetros de distancia no se sintieron ni un poquito, nunca había visto tantos “lives” al mismo tiempo en las redes sociales. Admito que me encanto ver a muchas personas saliendo de sus zonas de confort dándolo todo para sobrellevar la situación y salir adelante reinventándose.

Este año también tuve que enfrentar muchos miedos, perder físicamente de nuevo a un ser querido que te deja un dolor intenso en tu alma, sentí que no fue justo, por supuesto no fue nada fácil, pero en ese momento decidí quedarme con lo vivido, con lo que me dejo, con lo que me enseño, con lo que ame, con lo que compartí. Muchas veces en nuestra vida vamos a perder cosas o cerrar ciclos que eso causa en nosotros un duelo enorme y que cada uno lo manifiesta de manera distinta, pero lo único que considero en que podemos tener todos en común, es en tener la opción de seguir caminando.

En este 2020 fue un año donde aprendimos a eso, que no importa si a última hora los planes se cambian, si tus viajes se cancelan, si no pudiste salir este fin de semana, si te toca pasar fechas importantes sol@ o lo perdido que te puedas sentir en el camino, nuestra mejor opción siempre será seguir caminando. Este fue el año donde me desenamore del pasado y me enamore del presente, me di la oportunidad de conocer y aceptar a la persona con la que tendré la relación mas larga de mi vida (conmigo), también donde comencé este proceso de aprender a amarme, respetarme, escucharme, elegirme a mi ante todo y darme siempre la oportunidad de intentarlo con todo y el miedo a fallar… Me di el chance de conocernos, de crear mi propio espacio creativo, expresar mis pensamientos sin pensar que puedan opinar los demás.

Seria mentira decir que te extrañaré 2020, pero si tengo mucho que agradecerte, lo principal es que hoy por hoy, tengo a mi familia así sea a la distancia, un hogar, comida, un trabajo y SALUD. Por último pero NO MENOS IMPORTANTE, gracias a ti que me estas leyendo, por tomarte el tiempo de acompañarme en este viaje. Espero que este nuevo año este cargado de muchas cosas buenas y cuando vengan las que no sean tan buenas que siempre busques la manera de darle la vuelta y sacar algo de cada situación. Se que muchas más aventuras están por venir. Confía en Dios y en sus planes, trabaja duro por tus metas, sueños y por todo aquello que te haga bien y feliz, porque créeme al final de todo eso siempre será una de las principales razones que te impulsaran a SEGUIR CAMINANDO.

¡¡¡Feliz año nuevo mis queridos lectores!!!

Y si llegaste al final de mis locuras en palabras, gracias y nos vemos en la próxima.


Escrito por: Wanda Santiago

4 Comments

  1. Mariale diciembre 31, 2020 at 8:09 pm - Reply

    Mi amor que bellas tus palabras le doy gracias a Dios por ser parte de mi familia y mi vida.. siempre serás nuestra Ada madrina sobre todo para mis hijos por que Dios te envío en el momento exacto. Gracias por ser como eres contigo he aprendido muchas cosas Te Quiero MuchoTe ❤️❤️. Le pido a Dios conceda todos los deseos de tu corazón

    • Wanda Santiago enero 23, 2021 at 4:08 pm - Reply

      awwww te quiero muchisimo gracias por aporte a todo y por lo que falta!

  2. Franco diciembre 31, 2020 at 9:58 pm - Reply

    😍😍😍😍😍😍😍😍😍😍
    Crack Wanda!!!!
    Año de aprendizaje si señor, con todo y altos y bajos ❤️
    Dios te dé mucha salud e inspiración para seguir viviendo el presente apuntando al futuro.

Leave A Comment Cancelar la respuesta